Proceso REDOX®SYSTEM Electroflotación

Principio – Introducción

El proceso REDOX®SYSTEM puesto a punto por REDA, se basa en un tratamiento electrolítico de las aguas a tratar. En todo este proceso no es necesario el aporte de agentes químicos, con la gran ventaja de costo, de mantenimiento, y de eliminación de subproductos derivados del cloro (DBPs).

Teoría y tecnología del proceso

La idea central de la cual nace el sistema Redox consiste en la realización de un sistema de depuración particularmente inocuo, aprovechando el mejor agente floculante que existe: los electrones.
Este sistema se puede utilizar, tanto en la depuración de aguas potables, como en el mantenimiento de piscinas y parques acuáticos.
En estudios realizados por AGBAR (Aguas de Barcelona) sobre nuestro sistema se refleja esta problemática y su solución con la aplicación de nuestra tecnología REDOX®SYSTEM:

“En la actualidad las poblaciones exigen la mejora continua de la calidad del agua potable, y las Estaciones de Tratamiento de Agua Potable (ETAP) se encuentran en la necesidad de optimizar y/o mejorar el tratamiento para cumplir con la reglamentación vigente y futura, así como con la demanda de la población.

Hasta ahora, las diversas investigaciones realizadas se han centrado en el estudio de los subproductos de desinfección (DBPs), su formación y eliminación por el proceso de tratamiento. Esta investigación se plantea para conocer el comportamiento del sistema REDOX® en el tratamiento de agua potable, dado que por su filosofía de no adición de productos químicos, simplifica y economiza la gestión del proceso de tratamiento.

En la operativa del tratamiento del agua potable no existe un oxidante ideal, uno que funcione óptimamente en todas las circunstancias, en cuanto al nivel de desinfección alcanzado y la formación de subproductos de desinfección. ” (Tabla 1)
Cada oxidante tiene sus ventajas y desventajas, puntos fuertes y limitaciones, así como un conjunto específico de condiciones que tienen que cumplirse para que los resultados sean óptimos (Frutos et al., 2009).”

Tabla 1: Oxidantes más utilizados en el tratamiento de agua potable y subproductos de desinfección (DBP) asociados.

Tabla Potable 1

De un tiempo a esta parte, los DBP están siendo objeto de seguimiento (en potabilización y depuración) debido a su potencial cancerígeno.
La concentración de bromatos asociada a un aumento de cáncer de 10-5 es de 2-6 µg/l, y para los trihalometanos (THM) en cada caso el valor guía de la OMS (2008) es de:

• Cloroformo 0,3 mg/l
• Bromoformo 0,1 mg/l
• Dibromoclorometano 0,1 mg/l
• Bromodiclorometano 0,06 mg/l

A modo de resumen, la presencia de materia orgánica natural en el agua bruta del proceso de tratamiento de agua genera, al contacto con el agente oxidante, los subproductos de desinfección, que están regulados por las autoridades sanitarias dado su potencial carcinogénico.

De forma general, la problemática de la materia orgánica asociada con los tratamientos de agua potable se centra en la gran reactividad con los halógenos (cloruros, bromuros…) presentes en el agua bruta, actuando de precursores de los subproductos de desinfección (DBPs).

Tabla 2: Valores medios de los subproductos de desinfección del ozono (bromatos) y del dióxido de cloro (cloritos y cloratos) de cada ensayo realizado en los puntos significativos de la planta piloto. Se indican también los porcentajes de reducción de estos parámetros, tomando como referencia los valores del agua bruta. No se detecta (n.d.) Límite de detección de los cloritos 3 µg/l.

Tabla 2

Durante el transcurso de los ensayos, hemos podido evaluar las ventajas que nos ofrece el sistema REDOX®:

• Fácil aplicación antes de la desinfección principal, lo que elimina precursores de los DBP y minimiza la formación de subproductos. A su vez, esta tecnología no genera subproductos de desinfección, siendo una garantía en aguas con esta problemática.

• Se trata de un equipo compacto, por lo que los requerimientos de espacio son reducidos.

• Utilizando el sistema REDOX® como pretratamiento, reducimos del proceso la aplicación de otros reactivos: se elimina el coagulante (el sulfato de aluminio), el poliDADMAC se reduce de 1 a 0,2 mg/l, obteniendo una mejoría en la calidad del agua tratada.

• El equipamiento requiere escaso mantenimiento, y es de fácil manejo, presentando la posibilidad de trabajar en manual o automático.

• En cuanto a los resultados de la calidad del agua tratada, el sistema REDOX® muestra una gran estabilidad en su comportamiento a distintas calidades de agua bruta y condiciones de trabajo. Las posibles variaciones de amperaje y voltaje se generan por la carencia de mantenimiento (desgaste de ánodos). En nuestros ensayos comprobamos que incluso con un 20% de la superficie
anódica, el sistema REDOX® obtiene la misma calidad de agua, aunque con una ligera subida del voltaje.” ¹

¹Frutos, M.; Hurtado, I.; Cascales, P. & Campillo, D. 2009. Chlorine dioxide applications for potable water treatment. Operations Division, Department of Production, Capture, Purification and Quality Control. Aguas de Murcia.