Redox Reacción Final

REDOX y la Electroflotación Sistema de depuración físico-electroquímico para el reciclaje tecnológico del agua industrial.

El proceso Redox® puesto a punto por REDA se basa en un tratamiento electrolítico de las aguas a tratar produciendo una serie de reacciones electrolíticas y químicas, asociadas a un proceso físico que favorecen la transformación y el consiguiente separación de los contaminantes. Todo este proceso no precisa sustancialmente de la adición de agentes químicos, con la gran ventaja de costo de mantenimiento, y de reducción de residuos que esto supone.

Teoría y tecnología del proceso

La idea en la que se basa el sistema Redox consiste en la realización de un sistema de depuración particularmente inocuo, aprovechando el mejor agente floculante que existe, “los electrones”, que unido al efecto físico que generan las micro burbujas que de forma natural se crean a partir del ánodo en la solución a tratar.
El corazón del sistema REDOX® es una celda electrolítica creada por cátodos y ánodos a través de la cual se hace pasar el agua contaminada a tratar, previamente la solución a tratar ha sufrido una corrección de Ph.
En este punto se aplica la oportuna tensión al sistema de electrodos compuesto de cátodos de acero ó un material inerte (titanio), y ánodos de acero ó de aleación de aluminio.  La geometría de las celdas y de los electrodos, así como su cuantía y la secuencia de colocación, son parámetros que difieren en el diseño de cada maquina dependiendo principalmente de la composición del agua a tratar personalizando el proceso a cada problema.

 

Fenómenos principales, explicación del proceso.

Los fenómenos que se producen con las descargas en los electrodos son de naturaleza electroquímica, química y física.
Desde el punto de vista químico:
En el ánodo (electrodo positivo) se verifican principalmente y contemporáneamente las siguientes reacciones:

Redox Oxidación Reducción

Siendo Men+ cualquiera de los posibles iones metálicos que se pueden reducir ( Plomo, Cadmio, cobre, cinc, níquel, cromo, plata, oro, etc.) y depositarse en el cátodo siendo eliminados totalmente de la solución.

A este fenómeno que se desarrolla en los electrodos, le siguen una serie de reacciones químicas, cuya naturaleza depende de la composición de la solución a tratar, y que consisten principalmente en :

  1. Procesos de oxidación-reducción particularmente en presencia de materia orgánica.
  2. Procesos de coagulación y floculación, favorecidos por la precipitación de los hidróxidos de hierro y aluminio que se forman espontáneamente al Ph de trabajo como consecuencia de la lenta disolución de los ánodos, que aportan a la solución los iones metálicos correspondientes.

Fenómenos físicos:
También importante para el desarrollo del proceso de depuración, son los fenómenos sustancialmente físicos desencadenados por la formación de micro burbujas de gas (hidrógeno y oxígeno) que se generan en los electrodos.

Estas micro-burbujas, que obviamente son inicialmente moleculares, se adhieren a las minúsculas partículas contaminantes presentes en la solución a tratar, provocando un proceso de flotación que transporta a la superficie, en forma de espuma compacta, todas las sustancias contaminantes, que por su densidad, ó por sus reducidas dimensiones son difíciles de precipitar y permanecen en suspensión.

Hablamos de Electroflotación para evidenciar que las micro-burbujas se generan electrolíticamente. La capacidad de flotación del sistema electrolítico con respecto a la flotación tradicional, en la que se inyecta aire, es mayor debido al tamaño de las burbujas, ya que con la flotación tradicional no se consiguen burbujas del tamaño suficientemente pequeño para garantizar una flotación eficaz.

RESULTADOS

En la práctica, los fenómenos descritos nos llevan a la creación de un sistema de depuración en dos fases:

1ª fase.

El flotado, en forma de espuma compacta, se trasvasa de la celda electrolítica a la sección de sedimentación.

2ª fase.

El flotado y el precipitado-floculado se filtran.
El agua depurada a la salida de esta fase se recoge en una cuba pulmón y se envía al ciclo productivo reciclándola, ya que tiene unas características químicas y químico-físicas que permiten su reutilización. Desde el punto de vista estrictamente químico-analítico, que a efectos prácticos legales y operativos es lo interesante, el sistema responde correctamente en los siguientes parámetros:

  • DQO y DBO
  • Tensoactivos MBAS y BIAS
  • Disolventes
  • Aceites emulsionados(taladrinas) y de desengrases saturados
  • Eliminación prácticamente total de metales pesados
  • Eliminación de sulfuros, nitritos y cianuros
  • Decoloración total del agua
  • Notable efecto bactericida

 

 

CONCLUSIONES

En el curso del desarrollo teórico-practico del sistema Redox se han desarrollado soluciones de diseño de instalaciones idóneas a diversos campos de aplicación.

El estudio y tratamiento en planta piloto de cada problema concreto permite regular, dimensionar y garantizar el correcto funcionamiento de las instalaciones industriales desde el proyecto.

La economía de gestión y la simplicidad de funcionamiento hacen que, comparativamente con otros sistemas depurativos, la Electroflotación sea amortizable a corto plazo.

Conviene recordar que, de cara a la actual legislación vigente, el mejor sistema de evitar posibles problemas es el reciclaje, ya que si no hay vertido por una parte garantizamos el suministro de agua a las líneas productivas y por otra se evitan posibles deficiencias puntuales que cualquier sistema depurativo pueda tener.

RESULTADOS Y ANALITICAS