Un tercio de las plantas de purines que generan energía deberán cerrar

La nueva regulación reducirá su vida útil de 25 a 15 años y mejora ligeramente las primas a la producción de energía recortadas en 2014

El Ministerio de Industria prevé reducir de 25 a 15 años la vida útil de las 29 plantas de tratamiento de purines y residuos de explotaciones de porcino, que también funcionan como plantas de cogeneración de energía. Esto implica que las instalaciones de este tipo construidas antes de 2002 tendrán que cerrarse, lo que afecta a un tercio de ellas. Hay una compensación: una ligera mejora de las primas a la producción de energía que se habían rebajado drásticamente en 2014 con la reforma del ministro Soria y que, según fuentes de las empresas, pueden ser suficientes para mantener la actividad de un sector que invirtió unos 500 millones.

LEER MÁS>